Historia

22/06/2017

DATOS SIGNIFICATIVOS DE NUESTRA MEMORIA HISTÓRICA - PRINCIPALES HITOS

1958

Se abren nuevos horizontes a la acción pastoral de la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, “Voto Nacional”, ubicada en la carrera 15 entre calles 10 y 11, en el centro de la ciudad. Su párroco, el Padre Miguel Rodríguez, Misionero Claretiano, inicia un pequeño centro de estudios, al servicio de la educación de los niños de la Parroquia.

1960

La Comunidad Claretiana asume el centro parroquial y envía al Padre Pedro Alfonso Olaya, para que en su condición de rector, organice y estructure un colegio que responda a las exigencias de la sociedad y esté en conformidad con las normas del Ministerio de Educación Nacional (MEN).

1967

Luego de siete años, el colegio es ya un colegio organizado y cuenta con dos secciones, primaria y bachillerato. Su población ha crecido y bajo el lema “Virtud y Ciencia”. El Colegio adquiere identidad y empieza a ser reconocido como una Institución educativa seria, de calidad. Al llegar a su primera promoción de bachilleres, se colma también la capacidad de la planta física. Se piensa entonces en una posible reubicación, utilizando las Instalaciones del Seminario Menor Claretiano en Bosa.
A finales de 1.967, se decide el cambio de sede. El grupo de Claretianos al frente de la Dirección, culmina el primer ciclo de vida del Colegio en la planta física del “Voto Nacional” y desde ya, preparan una nueva etapa en lo que fueron las instalaciones del Seminario Menor y Noviciado de la Comunidad Claretiana en Bosa, a partir de 1968.
Esta etapa, se caracteriza por los esfuerzos de reorganización, consolidación y caracterización del Colegio, dentro de los planteamientos pedagógicos del momento.

1969

El equipo de Religiosos misioneros que hacen parte de la dirección, generan una nueva forma de organización y con mística y espíritu Claretiano, imprimen un nuevo dinamismo manifiesto en los grupos juveniles, en los grupos distintos de interés, en su disciplina y organización y en el mejoramiento del nivel académico.
Por sus logros y por el impacto que producen, Tienen resonancia las organizaciones como la Asociación de Padres de Familia y los grupos deportivos: judo, ciclismo, jockey y patinaje, natación, tenis de mesa y fútbol. Se construye la cafetería y se remodela la piscina.

1972

La nueva directiva del colegio impulsa notoriamente el trabajo y la organización del departamento de psicología y la orientación profesional. Con los padres de familia se inician los procesos de inducción y atención especial. Las nuevas formas de organización se implantan en la secretaría y administración del colegio.
Entra en revisión el plan curricular y los planes de estudio vigentes y se institucionalizan aquellas organizaciones que venían operando de manera informal.
Se realizan mejoras en la planta física y zonas verdes.

1974

En los primeros meses del año, se produce un cambio en la directiva y se inicia una nueva etapa en la vida del Colegio. Se plantea un nuevo enfoque pedagógico, nacido en los orientaciones de Medellín, y de la línea que progresivamente va asumiendo la Comunidad Claretiana puesta en práctica por el equipo de educación de la misma. Sobre la base de experiencias del Gimnasio del Norte y del Colegio Claretiano de Neiva, se impulsa un proyecto educativo liberador con el enfoque de la Educación Personalizada de Pierre Faure.
Se da un viraje al sistema de autoridad, al método y a los contenidos
académicos. Se enfatiza el compromiso político y la acción proyectiva al servicio de la comunidad circundante.
Se asume la opción por los pobres y se concretan acciones significativas como la creación de la Jornada Adicional en la tarde y del Centro Nocturno, la experiencia Freinet como proyección del colegio hacia la comunidad, y como experiencia de Educación Popular iniciada en los predios y planta física del colegio. Posteriormente fue llevada al barrio “Filo de Hambre” en Neiva. En el mismo período se da inicio y a una experiencia de investigación en educación popular, y para esto, se crea la Fundación para la Investigación en educación popular “FIEP”.
Se impulsa la capacitación de profesores y de padres de familia.
La búsqueda de alternativas para superar la grave crisis económica del Colegio, da lugar al nacimiento del Grupo Precooperativo. Se atiende el servicio de salud de manera especial y con la iniciativa de la Asociación de Padres de Familia se adquiere la unidad odontológica.
Termina esta etapa a fines de 1982, fecha en la que ya se ha logrado mayor claridad respecto a la línea educativa de Comunidad Claretiana, iluminada por las nuevas orientaciones de la Iglesia Latinoamericana y de la Congregación de Misioneros Claretianos. Estas nuevas orientaciones lograron pernear el proyecto educativo y se explicitan en los lineamientos filosóficos, en los contenidos del Marco Teórico y en la practica pedagógica.
En la parte organizativa, adquieren realce las coordinaciones Académica y Disciplinaria y el Equipo Coordinador. Se inicia el trabajo por áreas.

Rasgo característico en el Colegio es la “Educación para la justicia” en el marco de un Colegio Cualificado, liberador y Evangelizador.

1983-1986

Se inicia esta etapa en un intento por replantear las necesidades de la institución a nivel de lo pedagógico, organizativo y muy particularmente, de la parte económica.
Con el equipo coordinador se establecen estrategias para buscar una metodología consecuente en el enfoque pedagógico del Colegio. Se recupera la condición profesional del maestro para su ubicación y refuerza la organización académica por áreas.
Con los padres de familia, se consolida el Grupo Precooperativo y se recupera la Asociación de Padres de Familia. Los foros pedagógicos y las jornadas de formación cada mes, con las Asambleas de Delegados de la Asociación y del Grupo Precooperativo inician el caminar hacia la Escuela de Padres.
En la jornada de la tarde, se consolida la estructura de la jornada popular y se amplia la cobertura educativa.
En la gestión económica, se inicia la implantación del presupuesto global de las tres jornadas del Colegio con la aprobación de la Asamblea General de Padres de Familia.
Se llega a un equilibrio que permite terminar la vigencia de los dos últimos anos sin déficit presupuestal y se apoya económicamente la experiencia educativa de la Escuela Popular Claretiana de Filo de Hambre, en Neiva.
La proyección del Colegio se hace realidad en la incidencia del mismo, a través de los Foros Educativos Zonales, organizados por la institución, el I y II Congreso Nacional Indígena y el incremento considerable del servicio educativo para la población de la zona 7 en la jornada de la tarde.

1987-1993

Se consolidan los servicios especiales, para complementar la educación de los alumnos. Cursos de vacaciones y fines de semana, jornadas de calificación y reflexión. Talleres de mecanografía e idiomas y otros.
Se perfeccionan los instrumentos de la evaluación educativa de complementación para aplicarlo a los orientadores de la jornada.

La Escuela Hogar, emerge como alternativa proyectiva para la superación
de los problemas económicos y la promoción humana de las familias de la zona 7, en especial las del Colegio.

1990

En la década del 90 se inició un proceso de elaboración colectiva de los principios iluminadores y dinamizadores de la Educación Claretiana siguiendo estos pasos:
-Diagnóstico ajustado y pormenorizado de la realidad social.
- Organización por comisiones de estudio con la participación de todos los orientadores. Filosofía, Antropología, Sociología, Epistemología, psicología y pedagogía, son ejes de estudio y reflexión de las comisiones. En el tercer paso se realiza el taller con principios filosóficos. Psicológicos, sociopolíticos y pedagógicos, que junto con el diagnostico de realidad deberán configurar el marco referencial del Colegio. El cuarto paso presenta la primera redacción, esta se somete a debate.
Se da, como proceso, el resultado de la reflexión colectiva, liderada por los orientadores y que se plasma en un conjunto de principios que se implican y se complementan mutuamente, dándose una visión global del hombre, de la sociedad y de la educación hoy.

1994

Se promulga la Ley General de Educación. En la perspectiva de la nueva Ley de Educación gana importancia y se legitima el Marco Doctrinal del Colegio. Es interesante constatar que la ley 115 insiste precisamente en los aspectos de la identidad contextualizada de la Institución Educativa y de la respuesta a la realidad social. Que es la propuesta que ofrece al Colegio Claretiano desde sus orígenes.
A partir de finales de 1994, entra la Comunidad Educativa a un proceso de nueva reflexión del Marco Doctrinal para recrear el Proyecto Educativo Institucional PEI.
De 1994 en adelante la Comunidad Educativa del Colegio Claretiano, busca con el PEIC ” Camino hacia la Identidad” continuar con la tarea de construir verdaderas comunidades al tiempo que se gana en el desarrollo e identidad pedagógica.
De esta forma se logra un PEIC para las tres jornadas de la Institución. Se adelantan convenios con las Escuelas La Libertad, Bosa Nova, Villas del Progreso y General Santander, se impulsa el proceso de cualificación e investigación en el profesorado.
Así mismo se hacen convenios con el SENA y la Universidad Nacional, dentro del programa Red. A partir de la estrategia de apoyo a los docentes de la zona, se impulsa el programa de Formación de Educadores, Escuela de Educadores.

1997

El Colegio es seleccionado como uno de los 14 P EI sobresaliente de Santa fe de Bogota, estando dentro de los 200 sobresalientes del país.
En Mayo de ese mismo año, el colegio lanza al mercado la revista pedagógica Didaskalia una revista de carácter crítico, que muestra el espectro de la realidad y la respuesta educativa. Recoge la reflexión, la propuesta y la experiencia de quienes se atreven a buscar caminos nuevos para la educación HOY, en el País.

Básicamente la historia del Colegio se recoge mediante la reconstrucción de la memoria colectiva, se acude a persona que a hacho parte de esta historia, pero igual a documentos sobre estos temas. Ubicando sistematizar y dar a conocer la experiencia del Colegio se publica en diciembre de 1985, la revista Claretiana 25 años. De igual forma en los planteamientos de los anos 1989, 1991, 1992, 1994, 1996. Aparece el registro de esta historia la cual se ha socializado, como en su momento, a los padres de familia, alumnos y profesores de la Institución.

1998

Nuevo cambio en la dirección del colegio. Sobre la base del PEIC, Proyecto Educativo Institucional Claretiano, se realizan algunos ajustes al proceso en la gestión administrativa y en el control y aplicación de procedimientos necesarios al proceso de convivencia.

El enfoque de la pastoral educativa desde la Academia y la reflexión de la práctica educativa como medio evangelizador de la juventud recobra su importancia al definir el horizonte institucional. La participación en el Galardón se toma como medio de crecimiento y cualificación del quehacer pedagógico.

Los valores y principios Institucionales junto con los indicadores de gestión, entran en juego a la hora de evaluar, definir objetivos y diseñar la estrategias adecuadas al proceso.

Los diferentes proyectos institucionales se actualizan. Del mismo modo se redefine la estrategia de organización y funcionamiento de la áreas, a la vez que entra en revisión los planes y proyectos curriculares. A consecuencia de las modificaciones del convenio que el Colegio tiene para la Jornada de la tarde con la Secretaría de Educación, se entregan los 30 profesores que había en comisión y se asume el reto de formar la los nuevos orientadores vinculados a la Institución.

2.002

Los inicios del Nuevo Milenio abren nuevos horizontes y señalan una nueva ruta en el presente y futuro de la Institución. La propuesta de pastoral educativa como eje prioritario del proyecto pedagógico, es prioritaria.

Los Misioneros Claretianos puestos en la ruta educativa, elaboramos y asumimos junto con la Comunidad educativa del Colegio, una propuesta alternativa,

Construida sobre la base del dinamismo pastoral, la sensibilidad social, el compromiso con la justicia y la reconstrucción del País. Para esto seguimos los lineamientos de la Iglesia, la Comunidad de Misioneros Claretianos y las normas del MEN y de la Secretaría de Educación del Distrito Capital de Bogotá.

Desde el diagnóstico de realidad y el horizonte Institucional se redefine el sentido y la orientación de la Misión en el Colegio Claretiano.

La propuesta consiste en configurar desde la Academia y con un modelo Antropológico Bíblico-Cristiano, la escuela integral alternativa Claretiana. El planteamiento expresa y concreta en el PEIC, Proyecto Educativo Institucional Claretiano, cuya fuerza se expresa en una Comunidad viva que lucha por desarrollar procesos innovadores con una pedagogía propia.

La Institución Colegio Claretiano, ofrece tanto a la juventud como a los demás miembros de la comunidad educativa, una propuesta de vida para formar personas críticas y autónomas, capaces de crear formas alternativas de relación fundamentas en los principios y valores propios de la Institución. Estos valores cobran sentido en la vivencia comunitaria y abren el camino a la creación de hombres nuevos según el Evangelio.

Para construir el camino colocamos en la ruta algunos énfasis pedagógicos:

Trabajo en equipo y construcción de comunidades de vida.
Humanización de la ciencia.
Formación de la capacidad de creación, innovación y gestión.
Conformación de redes de Identidad.
Formación permanente de los docentes y cualificación de los equipos dinamizadores de los proyectos. Formación de la familia y de agentes multiplicadores en cada proyecto.
A partir de la formación en valores, hacer del Colegio Claretiano un centro educativo puesto al servicio de la vida. y de la dignidad del ser humano.

Garantizar el sentido misionero y evangelizador en la Institución. Evangelizar desde la Academia.

Lograr que el trasfondo de la propuesta educativa, sea la pastoral educativa.

2000 – 2002

Los inicios del Nuevo Milenio abren nuevos horizontes y señalan una nueva ruta en el presente y futuro de la Institución. Diferentes proyectos institucionales se actualizan. Del mismo modo se redefine la estrategia de organización y funcionamiento de las áreas, a la vez que entra en revisión los planes y proyectos curriculares. A consecuencia de las modificaciones del convenio que el Colegio tiene para la  Jornada de la tarde con la Secretaría de Educación, se entregan los 30 profesores que había en comisión y se asume el reto de formar la los nuevos orientadores vinculados a la Institución.

La propuesta de Pastoral Educativa se asume con más fuerza como eje prioritario del proyecto educativo y pedagógico.

Se amplía la cobertura en la jornada de la tarde con el inicio de la experiencia de la Sección de Primaria como una manera de dar respuesta a las necesidades de cobertura educativa que presenta la zona séptima de Bosa

Los Misioneros Claretianos puestos en la ruta educativa, elaboramos y asumimos junto con la Comunidad educativa del Colegio, una propuesta alternativa.  Construida sobre la base del dinamismo pastoral, la sensibilidad social, el compromiso con la justicia y la reconstrucción del País. Para esto seguimos los lineamientos de la Iglesia, la Comunidad de Misioneros Claretianos y las normas del MEN y de la Secretaría de Educación del Distrito Capital de Bogotá.

Desde el diagnóstico de realidad y el horizonte Institucional se redefine el sentido y la orientación de la Misión en el Colegio  Claretiano.

La propuesta consiste en configurar desde la Academia y con un modelo Antropológico Bíblico-Cristiano, la escuela integral alternativa Claretiana. El planteamiento expresa y concreta en el PEIC, Proyecto Educativo Institucional Claretiano, cuya fuerza se expresa en una Comunidad viva que lucha por desarrollar procesos innovadores con una pedagogía propia.

La Institución Colegio Claretiano, ofrece tanto a la juventud como a los demás miembros de la comunidad educativa, una propuesta de vida para formar personas críticas y autónomas, capaces de crear formas alternativas de relación fundamentas en los principios y valores propios de la Institución. Estos valores cobran sentido en la vivencia comunitaria y abren el camino a la creación de hombres nuevos según el Evangelio.

Para construir el camino colocamos en la ruta algunos énfasis pedagógicos:

Trabajo en equipo y construcción de comunidades de vida.

Humanización de la ciencia.

Formación de la capacidad de creación, innovación y gestión.

Conformación de redes de Identidad.

Formación permanente de los docentes y cualificación de los equipos dinamizadores de los proyectos. Formación de la familia y de agentes multiplicadores en cada proyecto.

A partir de la formación en valores, hacer del Colegio Claretiano un centro educativo puesto al servicio de la vida. y de la dignidad del ser humano.

Garantizar el sentido misionero y evangelizador en la Institución. Evangelizar desde la Academia.

Un hecho significativo para la institución fue el inicio de la primaria  jornada tarde en convenio, como una manera de responder a las necesidades educativas de la población infantil de la localidad.
2003- 2009

Se inicia la ejecución de propuestas alternativas con el fin de  enfatizar la dignificación  de la vida en el PEIC en específico, en la vida de nuestros educandos.

La institución asume como opción fundamental el modelo de pastoral educativa que se convierte en el referente primario del PEIC y de toda la comunidad educativa. El aspecto que se va a enriquecer con la propuesta es la evaluación que contempla todas las dimensiones del ser humano, a partir de la formación por competencias, en donde se va a privilegiar la formación del SER y la de  evaluación por logros, en su oportunidad y ahora por desempeños. Con estos cambios estratégicos se busca generar una evaluación coherente con nuestra pedagogía y con el contexto socio-cultural de nuestra comunidad.

Se plantea el sistema de evaluación claretiano con las directrices dadas por el MEN  en el decreto 1290, de abril de 2009.

El colegio enriquece su proceso de planeación con la propuesta de gestión educativa mediante la realización de planes de mejoramiento continuo en cada uno de los estamentos de la comunidad y asume en este mismo período el proceso de certificación de calidad educativa de la institución con el modelo EFQM, de la institución Santillana Formación (2007).

Continúa siendo una prioridad el diagnóstico local e institucional mediante el análisis de realidad, que se organiza al inicio del año lectivo y se ve reflejado en las prioridades institucionales anuales, planes de estudio y planes de mejoramiento.

Debido a la emergencia educativa presentada en la localidad a raíz, entre otras cosas por el aumento de población estudiantil a causa del incremento del fenómeno del desplazamiento, la institución se compromete a través del convenio con la SED  a formar parte de la atención y solución de esta problemática, de este modo se amplía la cobertura  de estudiantes, con la implementación del nivel de primaria en la jornada tarde.

Dentro de la diversidad de eventos de proyección a la comunidad se destaca en este período la participación institucional en los foros distritales de educación, experiencias que han posibilitado la forma de intercambiar saberes y aprender de otros.

Se inicia la ejecución de propuestas alternativas con el fin de  dignificar cada vez más la vida de nuestros educandos.  Desarrollando  desde el modelo de Pastoral Educativa una evaluación que contemple todas las dimensiones del ser humano en la propuesta de  evaluación por logros, apoyados en el decreto 230.

De la misma manera se genera la cultura de la gestión educativa con base en la realización de planes de mejoramiento continuo en cada uno de los estamentos de la comunidad.

Para favorecer el cumplimiento del Horizonte Institucional se enriquece el diagnóstico local e institucional mediante el análisis de realidad anual en jornadas pedagógicas.

Dado el índice de población infantil del sector en la jornada en convenio se amplía la cobertura  de estudiantes, de acuerdo con las necesidades locales y se  participa en los foros distritales como una manera de aprender de otros.

Desde los planes de mejora se abre el espacio en el horario escolar de la dirección de curso y el encuentro  docente en una reunión de consejo de grado, adelantándose así al trabajo por ciclos que desde SED del distrito se fomenta a partir del 2009. Logrando con ello una evaluación coherente con nuestra pedagogía y con el contexto socio- cultural de nuestra comunidad.
2010  a  2012

Hacia el 2010 con las directrices dadas por el MEN en el decreto de evaluación 1290 se elabora el sistema de Evaluación institucional  dando libertad  a los colegios para desarrollar procesos cada vez más autónomos.

Se realiza un ejercicio de reflexión pedagógica que enmarca el sentido y la razón de ser de las tareas como parte del proceso académico, reflexión que se encuentra en un documento institucional.

Se elabora un manual para el ejercicio docente o protocolo que contempla las funciones, y las acciones que debe realizar un orientador para cumplir con el perfil claretiano enunciado en el PEIC, de acuerdo al código de ética de SED y el manual de funciones de la institución.

Se consolidan los convenios interinstitucionales establecidos con el SENA para el desarrollo de programas tecnológicos en la jornada de la tarde.  Para ello se buscan estrategias que conlleven a la articulación inter áreas desde los grados en  un trabajo mancomunado  con Tecnología dentro de la línea de competencias (laborales, comunicativas, ciudadanas y científicas)  para atender de manera más efectiva a las necesidades de la institución, el contexto social y ecológico, lo mismo que al enriquecimiento de los diversos ambientes de aprendizaje.

En el 2011 se inicia el trabajo por comunidades de grado, buscando dar continuidad, secu encialidad y profundidad a los proyectos de grado que se desarrollan año a año, con el fin de formar jóvenes con el perfil que se enuncia en el horizonte institucional. Se establecen para ello 5 comunidades. La comunidad uno de transición a segundo, la comunidad 2 de tercero y cuarto, la comunidad 3 de quinto y sexto, la comunidad 4 de séptimo a noveno y la comunidad 5 de décimo y once.

Para el 2012 las metas institucionales planteadas buscan la actualización del Proyecto educativo desde los lineamientos pedagógicos y educativos.